Los 7 errores del astrónomo novato que debes evitar

Observar planetas, galaxias, nebulosas y estrellas nunca ha sido tan fácil como ahora, ¡es el mejor momento de la historia para iniciarse en la astronomía!

Hay muchísima información, apps especializadas en la localización de objetos celestes e incluso telescopios muy baratos que son mucho más potentes que el que usó Galileo en 1610 para descubrir las 4 lunas más grandes de Júpiter.

Yeah!

Pero si vas a empezar de cero es importante que conozcas los errores más habituales que solemos cometer… sí, yo también cometí alguno que otro 😉

Si los conoces, evitarás posibles frustraciones y darás un gran salto en tu evolución como observador de astros.

Pasa al nivel 2 y no cometas la típica novatada.

1. Elegir el telescopio incorrecto para ti

Este es un error bastante habitual y el más complicado de enmendar de toda la lista, espero que no sea demasiado tarde y no lo hayas cometido ya: comprar el telescopio equivocado puede hacer que pierdas el interés por la astronomía.

Cuando digo elegir el telescopio incorrecto no me refiero a elegir un mal telescopio, hay muchos telescopios malos sueltos por ahí… pero ese es otro tema.

Dependiendo de las características que tenga el telescopio, será mejor o peor para una actividad astronómica determinada:

Los factores más importantes en los que tienes que fijarte al elegir son:

Si todavía no lo has comprado puedes usar esta guía para elegir telescopio, te ayudará a tener las cosas más claras. Si después de leerla sigues con dudas, escribe en los comentarios y te echaré una mano.

Pero si lo has comprado ya…

Analiza sus características y comprende cuáles son sus puntos fuertes para centrarte en esa actividad: si tienes un buen telescopio para ver planetas, es mejor que apuntes a Júpiter y no trates de fotografiar nebulosas o terminarás desesperado.

2. Tener unas expectativas demasiado altas

La NASA y la revista Astronomy han hecho mucho daño.

Se pasan el día publicando imágenes espectaculares de nebulosas de emisión y de galaxias en espiral.

El problema es que esas fotos están hechas con telescopios como el Spitzer.

El Spitzer era un telescopio infrarrojo de 850 mm de apertura que fue lanzado a millones de km de distancia de la Tierra y que capturó algunas de las imágenes más espectaculares de la historia.

Es una pena, pero fue desactivado a principios de 2020.

Con un telescopio aficionado, por muy bueno que sea, no podrás ver objetos astronómicos con la precisión de las fotos hechas por el Spitzer…. pero eso no quiere decir que lo que vayas a ver no sea asombroso.

Si no me crees: te reto.

3. Improvisar las jornadas de observación

Este puede que sea el error más cometido y el más fácil de solucionar de todos, ¡planifica qué quieres puedes ver esta noche!

Los objetos celestes están en continuo movimiento y eso hace que no puedas verlos en cualquier momento.

Dependerá de:

  • La época del año
  • La hora
  • Y el lugar desde el que observes

El cielo (constelaciones, estrellas…) que vemos desde el hemisferio norte es muy diferente al que se ve desde el hemisferio sur.

La clave para disfrutar al máximo de la observación astronómica es tener claro cuáles son los objetos que se pueden ver cada noche desde tu ubicación. Para saberlo puedes usar apps de astronomía como Planets, Sky Map, Star Walk 2 o un software como Stellarium.

Planifica tu jornada y no improvises, el universo es demasiado grande como para dejar que todo dependa del factor suerte.

4. Subestimar a los objetos astronómicos más conocidos

Te entiendo.

Seguro que en un primer momento la idea de ver la nebulosa de Cabeza de Caballo te puede parecer más atractiva que la de observar otros objetos más conocidos y habituales.

Pero claro, las nebulosas oscuras son difíciles de ver.

La Luna, Venus y Júpiter son objetos muy fáciles de localizar. Incluso con un telescopio con una apertura pequeña podrás apreciar muchos detalles:

  • Platón (uno de los cráteres más grandes de la Luna)
  • Las fases de Venus
  • La Gran Mancha Roja de Júpiter

Empieza por objetos fáciles: te servirán para coger experiencia y aprenderás a manejar mejor tu telescopio.

Una cosa más…

No tienes por qué centrarte en exclusiva en la Luna y los planetas, también hay nebulosas muy fáciles de ver 😉

5. No esperar hasta que los objetos estén altos en el cielo

Cada noche verás cómo los objetos celestes se mueven y van recorriendo el cielo… pero para verlos bien, es mejor que esperes a que estén altos.

Cuando observas un objeto celeste que está muy cerca del horizonte lo verás distorsionado (como si estuvieses viendo algo debajo del agua) porque la turbulencia generada por la atmósfera es más intensa.

Tendrás mejor calidad en las imágenes si esperas a que estén más altos… y si observas desde un lugar oscuro (ese es el error número 6).

6. No luchar contra la contaminación lumínica

Con esto no me refiero a que vayas por tu pueblo tirándole piedras a las farolas.

La contaminación lumínica es una de las grandes dificultades a las que tendrás que enfrentarte:

  • te complicará la observación
  • y limitará la cantidad de objetos que podrás ver.

Es un problema tan grande que incluso hay zonas del mundo que están protegidas contra la luz artificial. A estos sitios se les conoce como “reservas de cielo oscuro” y son unos de los mejores lugares del mundo para ver estrellas.

La clasificación más usada para medir la contaminación lumínica de una zona es la escala Bortle:

  • Es una escala que va de 1 a 9
  • “1” indica que el cielo es oscuro e ideal para la astronomía
  • “9” indica que hay demasiada iluminación

En esta web podrás ver la contaminación lumínica que hay en de tu ubicación.

Si estás en una zona con mucha luz artificial, te recomiendo que te alejes y busques un lugar oscuro o que uses un filtro para contaminación lumínica.

7. Volverse loco con los aumentos

Ver los anillos de Saturno desde cerca es muy tentador, pero el problema llega cuando quieres acercarte tanto que la calidad de la imagen es tan mala que no consigues ver nada.

Cada telescopio soporta una cantidad límite de aumentos.

El número exacto dependerá del diseño del telescopio y de otras características, pero esta regla te servirá de orientación:

  • Multiplica por 2 la apertura de tu telescopio.

Es decir, que si tienes un telescopio con una apertura de 70 mm no uses más de 140x (70 x 2 = 140).

No hagas caso de los telescopios baratos que te prometen 550 aumentos. Es mejor que veas desde un poco más lejos y que la calidad de la imagen sea buena, te lo aseguro 😉

###

Y para ti, ¿cuál es el peor de todos los errores? ¿Has cometido alguno?

¡Escribe en los comentarios!

Para elegir un telescopio tienes que fijarte en su diseño óptico y en el tamaño de apertura.
Con los mejores telescopios para principiantes tendrás imágenes increíbles de las estrellas.

2 comentarios en «Los 7 errores del astrónomo novato que debes evitar»

  1. Yo estuve a punto de abandonar la astronomía antes de empezar cuando descubrí que no podía ver los colores de las nebulosas y galaxias como en las fotos…(error número 2 expectativas demasiado altas) pero entonces acudí a una charla sobre «Astrofotografía urbana en Barcelona» con unos resultados espectaculares y eso me devolvió el interés aunque aún no he dado el paso a la astrofotografía y he empezado con mi newton de 150/750 y ahora voy dando pasitos. Me gustaría que hicieras un artículo, si no lo hay ya, sobre planificación de las jornadas de observación (ya que muchos salimos cuando podemos y vemos aquello que tenemos suerte de encontrar…)contra la contaminación lumínica, he consultado el mapa que has linqueado pero no hay mucha explicación aunque supongo que azul es bueno y rojo malo, pues estoy en el segundo rojo…

    Responder
    • ¡Hola otra vez Paco!

      Muchas gracias por la sugerencia, me apunto la idea de hacer un post sobre planificación de jornadas de observación (me parece una parte fundamental si se quiere disfrutar de la observación astronómica).

      Si desde tu ubicación hay mucha contaminación lumínica te recomiendo que añadas un filtro para contaminación lumínica a los otros que tenías pensados, notarás la diferencia.

      ¡Un abrazo!

      Responder

Deja un comentario