Cómo hacer astrofotografía como un Pro: 7 trucos para mejorar tus fotos

Una vez que tienes tu cámara para astrofotografía y el equipo completo para fotografía nocturna ya no hay nada que te detenga para hacer fotos increíbles del cielo… bueno sí, saber cómo hacerlas.

La clave está en sacarle el máximo rendimiento a la escasa luz que hay durante la noche.

Pero ya te aviso de una cosa: el modo automático de tu cámara no va a librarte de esta, amigo. Con tan poca luz no sabrá cómo responder y le será imposible enfocar.

Así que…

Para hacer fotografía astronómica es necesario que sepas usar el modo manual y fotografiar en situaciones con poca luz.

En este post descubrirás 7 consejos prácticos que te facilitarán la vida y harán que tus fotos pasen al siguiente nivel.

7 consejos útiles para fotografía astronómica

1. Dónde y cuándo hacer astrofotografía

Elegir el lugar adecuado es importante.

Aléjate de las grandes ciudades y de su contaminación lumínica. Siempre puedes usar filtros anti contaminación lumínica (como este de Rollei) pero es mucho mejor si no hay luz artificial que te complique las cosas.

Busca lugares en los que tengas unas vistas espectaculares del cielo.

Es importante que no haya edificios o árboles que te tapen la visión y puedas apuntar a una constelación concreta o incluso capturar toda la Vía Láctea.

El momento justo dependerá del tipo de fotografía que quieras hacer (lluvias de meteoros, paisajes nocturnos, auroras boreales…) pero siempre tienes que tener en cuenta el “factor lunar”.

Cuando hay Luna llena o Luna Gibosa, la Luna puede ser demasiado luminosa como para que puedas hacer astrofotografía con normalidad.

Tenlo en cuenta y planifica tus jornadas fotográficas.

Para saber qué objetos astronómicos serán visibles desde tu localización puedes usar Apps como Stellarium, Star Walk 2 o Sky Safari.

2. Usa el enfoque manual y la pantalla de visualización en vivo

Para astrofotografía es imprescindible que uses el modo de enfoque manual (MF) de tu cámara. Las estrellas son demasiado tenues como para que el enfoque automático (AF) sea capaz de enfocarlas con precisión.

Un buen truco es usar la pantalla de visualización en vivo:

  1. Encuentra el objeto astronómico más luminoso que haya en ese momento en el cielo (una estrella o un planeta).
  2. Activa la pantalla de visualización en vivo.
  3. Mira por la pantalla, busca la estrella más luminosa y trata de enfocarla.
  4. Primero usa el zoom de 5x y luego el de 10x. Ve probando.
  5. Prueba a enfocar hasta que la estrella se vea por la pantalla con nitidez y como un pequeño punto de luz.
  6. Tira fotos de prueba y compara los resultados.

Otra opción es enfocar durante el día antes de que anochezca y dejar la cámara ya configurada. Durante el día te resultará mucho más fácil enfocar al infinito (esa es la idea):

  1. Enfoca a un punto lejano cercano al horizonte (montaña…).
  2. Una vez que ese objeto se vea enfocado, deja una marca en el objetivo para recordar la configuración exacta (puedes usar un poco de cinta de pintor).

El inconveniente de esta opción es que implica que tendrás que salir antes para dejar la cámara configurada y esperar a que anochezca o volver más tarde para la sesión fotográfica.

3. El tiempo de exposición y la regla del 500

El tiempo de exposición es el tiempo durante el que el obturador de la cámara permanece abierto al tirar la foto.

Para hacer astrofotografía es necesario que los tiempos de exposición sean largos. Las estrellas son objetos muy tenues y se necesita más tiempo para poder recolectar la luz suficiente para generar una imagen.

Pero con tiempos de exposición tan largos surge un problema con el que puede que no contaras: el cielo se mueve.

La bóveda celeste se está moviendo continuamente y si no haces algo para remediarlo las estrellas saldrán movidas en tus fotos.

Tienes dos opciones:

  • Usar una montura ecuatorial que siga el movimiento del cielo
  • Ajustar el tiempo de exposición con precisión para que las estrellas no salgan movidas

Para calcular el tiempo máximo que puedes tener el obturador abierto sin que las estrellas salgan movidas se suele usar la “Regla del 500”.

Regla del 500

500 / longitud focal del objetivo = los segundos que podrás tener abierto el obturador sin que las estrellas salgan movidas

Por ejemplo: con un objetivo de 14 mm podrías tener el obturador abierto durante de 35 segundos como máximo (500 / 14 = 35 segundos).

La regla anterior te servirá para cámaras Full Frame. Pero si vas usar una APS-C o una Micro 4/3 tendrás que ajustar la regla en función de la proporción del tamaño del sensor con respecto al de una Full Frame:

  • Para una APS-C de Nikon→  500 / 1,5 X longitud focal del objetivo
  • Para una APS-C de Canon→  500 / 1,6 X longitud focal del objetivo
  • Para una Micro 4/3→  500 / 2 X longitud focal del objetivo

Estas no son unas reglas inquebrantables, siempre puedes hacer exposiciones más largas o más cortas, pero te servirán como guía de referencia.

Otra cosa es que quieras hacer fotos de estrellas circulares como esta. En ese caso los tiempos de exposición tienen que ser mucho más largos.

Fotografía de estrellas y paisaje nocturno.
Foto de Javier Esteban.

4. Usa el temporizador o un disparador a distancia

Al fotografiar con tiempos de exposición largos cualquier pequeño movimiento puede arruinarte la foto.

Y al pulsar el disparador, no importa lo cuidadoso que seas, terminarás moviendo la cámara, ¡manazas!. 😉

Para disparar sin tener que tocar la cámara tienes 2 de opciones.

Las cámaras digitales tienen un temporizador de disparo con un rango que suele ir de los 2 a los 10 segundos, ¡úsalo!

La otra opción (es más recomendable) es usar un disparador remoto.

Estos dispositivos te permiten disparar sin tocar la cámara, elegir el momento exacto del disparo, configurar el tiempo de exposición, disparar en modo ráfaga y muchas opciones más.

Pixel

  • Disparador remoto con intervalómetro
  • Compatible con Canon, Nikon, Sony, Panasonic, Olympus y Fujifilm
  • Puede disparar hasta a 80 metros de distancia entre el disparador y la cámara

5. Usa el balance de blancos “luz del día” y dispara en modo RAW

Cada cámara tiene varios modos de balance de blancos preestablecidos para cada situación: luz del día, nublado, sombras, fluorescente y flash (hay otros pero estos son los más comunes).

Para astrofotografía es mejor que uses el balance de blancos “luz del día”. Este es el modo recomendado para disparar con luz solar…

¿Y las estrellas qué son?

Soles. 😉

Además, si disparas en modo RAW no tendrás que preocuparte demasiado del modo de balance de blancos, podrás editarlo después de hacer las fotos, aprovéchalo.

6. Sube la ISO… pero sin pasarte

No hay una regla mágica que indique la ISO que debes usar para astrofotografía. Todo depende de la escena que quieras fotografiar y de las características de tu cámara.

Para capturar imágenes con poca luz necesitas aumentar la ISO para amplificar la luz que llega al sensor pero… a medida que aumentas la ISO corres el riesgo de que aparezca ruido en las imágenes.

Así que (igual que en el concurso): tienes que aproximarte al valor justo pero sin pasarte.

Tienes que encontrar un equilibrio entre la cantidad de luz y el volumen de ruido. Esto te servirá como guía orientativa:

  • Entre 800 y 3200 ISO se suelen obtener los mejores resultados para astrofotografía
  • Con valores ISO por debajo de 800 no serás capaz de capturar estrellas lo suficientemente brillantes
  • Por encima de ISO 3200 la aparición de ruido es más habitual

Entiende esto como una regla general, todo depende de la cámara que uses (del sensor y otras caracterisiticas) y de las condiciones de la escena que vayas a fotografiar.

7. Usa objetivos rápidos (con gran apertura)

Para astrofotografía es recomendable que los objetivos tengan aperturas grandes.

Volvemos a lo de siempre, a la escasez de luz…

Con un objetivo con una gran apertura podrás recoger más luz con tiempos de obturación más cortos (así hay menos riesgo de vibraciones) y sin tener que subir mucho la ISO (así hay menos riesgo de ruido).

Por eso se les llama objetivos rápidos, porque te permiten hacer fotografías con tiempos de obturación más cortos.

Se consideran objetivos rápidos todos los que tienen una apertura igual o más grande a f/4. Como estos: f/4, f/3.5, f/2.8, f/1.8, f/1.4…

BONUS: Usa un trípode estable y un dispositivo de seguimiento automático

Seguro que ya lo he dicho antes pero lo repetiré una vez más.

Con tiempos de exposición muy largos es muy importante que la cámara no se mueva nada.

Para garantizarte la ausencia de vibraciones es necesario que el trípode que uses sea robusto y estable (en este post tienes mucha más información sobre trípodes para astrofotografía).

Y si te consideras un dandy de la astrofotografía, usa un dispositivo de seguimiento automático. Seguirá el movimiento celeste para que puedas disparar fotos de larga exposición sin que salgan las estrellas movidas.

Rebajas
Vixen Polarie Star Tracker

  • Adecuado para su uso con DSLR y cámaras de sistema compacto
  • Fácil de configurar, sin experiencia necesaria en astronomía
  • Diseño ligero y compacto adecuado para viajes
  • Permite tomar fotos nítidas de estrellas y constelaciones

Características de la cámara que influyen en astrofotografía

Cada cámara digital es diferente. Algunas de sus características influirán directamente en su rendimiento al hacer astrofotografía.

La puesta en práctica de algunos de los consejos anteriores (ajustar la ISO, el tiempo de exposición o el balance de blancos) dependerá de las características que tenga tu cámara.

Estos son algunos aspectos que tienes que tener en cuenta.

1. El tamaño del sensor

Es algo a lo que tendrás que prestar atención a la hora de comprar tu cámara para astrofotografía o que tendrás que aceptar si ya la tienes.

El tamaño del sensor es el que es y no es algo que se pueda ajustar como el tiempo de exposición. Cuanto más grande sea el sensor más cantidad de luz será capaz de capturar y la cámara rendirá mejor en situaciones oscuras.

Estos son los tamaños de los diferentes sensores que usan las cámaras digitales:

  • Full Frame: 36 x 24 mm
  • APS-H: 28,7 x 19 mm (es un sensor exclusivo de Canon)
  • APS-C: 23,6 x 15,7 mm
  • APS-C de Canon: 22,2 x 14,8 mm (los sensores APS-C de Canon son un poco más pequeños)
  • Foevon: 20,7 x 13, 8 mm (es exclusivo de las cámaras Sigma)
  • Micro 4/3: 17,3 x 13 mm (es muy común en cámaras EVIL)
  • Más pequeños: 7,6 x 5,7 mm, 7,18 x 5,32 mm y 5,76 x 4, 29 mm (los llevan las cámaras compactas y las cámaras de Smartphones)

El tamaño del sensor es un factor que influye mucho en el precio final de la cámara. Una cámara Full Frame siempre será más cara que una APS-C (si el resto de características de las cámaras son similares entre sí, claro).

2. Sensibilidad ISO

La ISO es la sensibilidad del sensor a la luz.

Al aumentar la ISO de tu cámara NO aumenta la sensibilidad del sensor, lo que hace es amplificar la señal de la luz. Por eso, si aumentas mucho la ISO aparecerá ruido en las imágenes.

La clave es encontrar la ISO adecuada para cada situación pero sin que aparezca ruido (o que por lo menos no sea demasiado evidente).

Cada cámara tiene un rango de ISO predeterminado que podrás ajustar. El ruido aparecerá con valores ISO más altos o más bajos, dependerá de cada cámara.

3. Rango dinámico

Es la capacidad que tiene la cámara de captar escenas en las que hay grandes diferencias de luminosidad. Es decir, una misma foto en la que hay partes oscuras (sombras) y otras más luminosas.

Una cámara con un Amplio Rango Dinámico (HDR: High Dinamyc Range) será capaz de capturar los detalles en cada parte de la imagen. Tanto en las zonas oscuras como en las luminosas e incluso podrá captar matices de las partes con luminosidades intermedias.

Fotografía de Islandia con una gran HDR.
Una súper foto de David Mark, un maestro de la fotografía HDR.

###